INICIO  
         HORROR
       IMÁN
  
 






Paola de Anda es artista y docente.

Utiliza diversos medios con los que explora su intereses desde una

dimensión poética-política. Desacelerar, contemplar y reinterpretar

afectivamente la vida cotidiana y lo “vivo” son conceptos que se encuentran

al centro de su práctica artística.





“Un día de

verano, hace

casi un año,

el socavón se

tragó una casa

de una familia

de origen

veracruzana”



                                                El terreno por el cual les había

alcanzado era una franja en Santa

María Zacatepec, cerca de Cholula,

y poco a poco, con ahorros ycréditos,

habían empezado a construir.











Afortunadamente en el momento del

derrumbe ya habían sido desalojadxs

porque el cráter que había empezado a

abrirse en mayo amenazaba con crecer.





“Este territorio” dice el periodico “es como un

queso gruyere y los ríos subterráneos, muy

frecuentes en esta zona, están

deshidratados. Es posible que a este

fenómeno sigan otros parecidos”. El

compadre de la  familia de Veracruz que nos

reporta esta opinión, también vive cerca, en

otra casa que hasta el momento (y cruzamos

dedos que así siga siendo) se salvó. Cuando

las noticias del socavón empezaron a

difundirse, los alrededores se llenaron de

curiosxs. Hasta había tráfico.


Él y su esposa decidieron convertir su casa

de un piso en un mirador, 5 pesos por

subirse. Vendían playeras con impresos los

memes que circulaban en redes: el Chapo

con una pala cerca del cráter, Jaime

Maussan sacando un alienígena. 




Durante un tiempo les fue bien y en el lugar,

hasta se empezó a vender un “pan del

socavón”, al centro una poza de mermelada

roja y dos galletas de animalitos en forma de

perro, recordando un video viral.  Ahora ya

casi no va nadie y lxs vecinxs se quedan

viendo el socavón que no para de crecer.ç



Nos preguntamos de qué forma sirve como

protección frente a tanta precariedad un

cierto humor negro. Regresando parece que

se nos contagió: bromeamos diciendo que

quizás ahora que llueva el socavón se hará

cenote. Hace rato que lxs estudiantes

foranexs decían que a Cholula le hacía falta

sólo la playa.